Publicado por la firma Winter – Dávila & Associés.
París, 18 de noviembre de 2021.

Autor: David Winter

Abogado en Francia y en España, licenciado en Derecho por la Université Paris 1 Panthéon – Sorbonne (Francia). Es miembro del Colegio de abogados de París desde el 2012 y del Ilustre Colegio de abogados de Madrid desde el 2018. Cuenta con la distinción de ser socio fundador del Cabinet Montmartre, despacho de abogados de París, como también de Winter – Dávila & Associés, firma internacional compuesta por abogados.

¿Desea realizar una consulta virtual con abogados en Francia que hablan español? ¡No dude en contactarnos!

Si está interesado en instalarse en Francia para continuar sus activades comerciales, siendo una empresa extranjera, lo invitamos a leer la presente publicación, que ha sido redactada por abogados en Francia que hablan español, integrantes de Winter – Dávila & Associés.

Ahora bien, cabe señalar que esta publicación ha sido efectuada en base a las preguntas más comunes que tienen los empresarios y los emprendedores que desean iniciar actividades comerciales en Francia. Es por ello que a continuación vamos a enumerar los pasos que toda empresa extranjera debe realizar para expandir su negocio en el país de la cultura.

TAMBIÉN PUEDE VER: Cómo invertir al crear una empresa en Francia.

1- Elegir la forma jurídica con la que operará la empresa extranjera.

Para empresas extranjeras ya constituidas en el exterior, que deseen iniciar actividades en Francia es, sin lugar a dudas, la etapa más importante de todo el proceso.

Dicho esto, podemos señalar que existen tres maneras principales de implantarse en Francia para las empresas extranjeras.

  • La Oficina de Representación:

Esta figura ha sido creada para aquellas empresas extranjeras que requieran instalarse formalmente en Francia, pero sin ejercer ninguna actividad comercial, lo que permite promocionar a la sociedad extranjera pero no puede contar con contabilidad propia.

La principal característica de la Oficina de representación es que, los actos, como por ejemplo los contratos o las facturas negociados por la oficina de representación deben ser mandados y firmados por la sociedad matriz extranjera.

  • La Sucursal:

La segunda manera de implantarse en Francia como empresa extranjera es la Sucursal. Esta estructura ejerce una actividad comercial y necesariamente debe matricularse en el Registro de comercio respectivo.

A comparación de la filial, que veremos más adelante, la Sucursal es mucho más flexible y fácil de gestionar. Sin embargo, no puede tener patrimonio propio.

La principal particularidad de la Sucursal es que, los actos realizados por el representante de la sucursal, serán siempre concluidos en nombre y por cuenta de la sociedad matriz extranjera.

  • La Filial:

La tercera manera de implantarse, tal vez la más común, es la Filial, que se puede resumir como una empresa Francesa que tiene por accionista mayoritario una empresa extranjera.

En tal sentido, al tratarse de una empresa Francesa, su matriculación, es decir, su constitución, es idéntica a la de una sociedad común y corriente.

Como es de suponerse, la principal peculiaridad de la Filial es que, tiene personalidad jurídica y es independiente de la sociedad matriz, por lo que normalmente se utiliza para implantarse de manera permanente en Francia.

TAMBIÉN PUEDE VER: Cómo abrir una oficina de representación en Francia.

La Défense, centro financiero de Francia, situado al oeste de París. Foto: pixabay.com

2- Elegir la forma societaria

Ahora bien, las empresas extranjeras que opten por la Filial y los emprendedores extranjeros se deberá elegir la forma societaria de dicha filial: SARL, SA, EURL, SAS, SNC, SCP, etc. En otras palabras, cualquiera de las principales tipos de sociedades en Francia.

Cabe resaltar que, para esta etapa, necesariamente un asesor legal tiene que asesorarlo para tomar la decisión. Debido a que cada tipo societario tiene particularidades que se ajustarán a las necesidades de cada caso particular.

TAMBIÉN PUEDE VER: Cómo importar y exportar en Francia.

3- Redactar los estatutos de la sociedad

Los estatutos de una sociedad describen el funcionamiento futuro de la empresa y cómo se va manejar.

Es por ello que deben establecer de manera clara la actividad de la empresa y prever soluciones posibles para cada caso de litigio.

4- Depositar el capital social

Los fondos que constituyen el capital social necesariamente deben ser depositados en una cuenta profesional de un banco. El mismo emitirá posteriormente un certificado de depósito de los fondos, documento indispensable para matricular la empresa en el registro de comercio respectivo.

5- Establecimiento del expediente de matriculación

De acuerdo a la legislación francesa, se debe contar varios elementos obligatorios: formularios administrativos debidamente llenados, copias de los estatutos, certificado bancario del depósito de fondos, justificante de domicilio, documentos relacionados con el Gerente etc.

Asimismo, es necesario publicar un aviso legal antes de matricular a la empresa.

TAMBIÉN PUEDES VERCómo comprar una propiedad en Francia siendo extranjero

6- Matriculación de la empresa

Es el último paso antes de obtener el “K-bis”, que permite el inicio real de su actividad comercial. En resumen, debe presentar su expediente completo en el centro de trámites para las empresas o en el registro de comercio respectivo para su posterior inscripción.

Una vez realizados los pasos descritos, la empresa extranjera en Francia o el emprendedor extranjero, finalmente puede iniciar sus actividades comerciales.

Si desea asesoría legal para iniciar su proyecto en Francia, le ofrecemos una consulta virtual con abogados. Si tiene cualquier otra inquietud ¡No dude en contactarnos(correo electrónico: contact@wdassocies.com)

AVISO LEGAL: Este artículo ha sido preparado sólo con fines informativos. No es un sustituto de asesoramiento legal dirigido a circunstancias particulares. No debe tomar o abstenerse de tomar cualquier acción legal basada en la información contenida sin primero buscar asesoramiento profesional, individualizado basado en sus propias circunstancias. La contratación de un abogado es una decisión importante que no debe basarse solamente en anuncios.

Este artículo ha sido publicado por la firma Winter – Dávila & Associés, sociedad con sede principal en París, compuesta de abogados en Francia que hablan español, especializados en arbitraje internacional, derecho corporativo, derecho deportivo  y representación en general.

¿Quieres saber más de Winter – Dávila & Associés? CLICK AQUÍ

¿Le gustó el contenido? ¡Compártalo en redes!